Make your own free website on Tripod.com

Resp :. Logia "Libertad" Nº 179
Principios de La Institución Masónica

Home

Principios de La Institución Masónica
¿Qué es la Masonería?
Las Logias Lautarinas
Diccionario de Términos Masónicos
Historia de La Masoneria
TRABAJOS

INTRODUCCIÓN

Desde la más remota antiguedad, el hombre siempre ha tenido una naturaleza agresiva y pendenciera, muchas han sido las causas de esa agresividad y muchos los problemas que han ocasionado que el mundo este en permanente estado de peligro a veces a punto de desaparecer, nuestra institución ha sido solidaria con los que luchan por erradicar los males de la humanidad y ha facilitado sus principios , que damos a conocer a continuación :


Q:.H:. J.R. Irausquín.R.

bandera1.gif

PRINCIPIOS DE LA INSTITUCIÓN MASÓNICA

1.) La Masonería es un movimiento filosófico activo, pluralista y humanitario que se organiza soberana e independientemente en cada país y en el que cabe todos los criterios y orientaciones que tienen por objeto el mejoramiento material, moral y espiritual del hombre sobre la base del respeto a la persona.

2.) La Masonería no es órgano de ningún partido político ni agrupación social y afirma el propósito de estudiar e impulsar por sí y por el intermedio de sus miembros, los problemas referentes a la vida humana para asegurar la paz, la justicia y la fraternidad entre los hombres y los pueblos, sin diferencia alguna de raza, nacionalidad, credo, rango o fortuna.

3.) La Masonería reconoce la posibilidad del mejoramiento progresivo e indefinido del hombre y de la humanidad, bajo el principio del supremo ideal que denomina Gran Arquitecto del Universo en cuyo concepto comprende las distintas ideas sobre Dios.

4.) La Masonería establece que el trabajo es uno de los deberes y de los derechos fundamentales del hombre y lo exige a sus adeptos como contribución indispensable al mejoramiento de la colectividad. Propugna y defiende los postulados de igualdad, Libertad y Fraternidad y, por consecuencia, combate la explotación del hombre en cualquiera de sus formas. Estos postulados son esencia de la Masonería y a ella se debe el concepto de la dignidad del hombre como persona -fin y no medio de ninguno- así como los grandes movimientos libertarios del mundo, concebidos, impulsados y alcanzados por ilustres masones como Alcántara, Belgrano, Bolívar, Caballero, Duarte, Goethe, Gómez, Caxias, Hidalgo, Juárez, Lafayette, Martí, Miranda, Rousseeau, Sánchez, Carrión, San Martín, Santa Cruz, Sarmiento, Sucre, Toussaint, Unánue, Washington, Bello, González, Ledo, Benito, Concalvez.

5.) De acuerdo con lo expresado en los párrafos anteriores, la Masonería americana ve con pesar los graves problemas que atraviesa la humanidad flanqueada por sistemas ideológicos y económicos que luchan por la supremacía y el dominio sobre los pueblos; especulando con el estado de miseria e ignorancia en que muchos se encuentran postrados, obstaculizándolos o frustrándole sus libres determinaciones mayoritarias y sus derechos al progreso y a una vida digna, en la que tengan acceso a los beneficios espirituales y materiales. Esta política sistemática de operación material o económica sobre los pueblos y de supremacía y dominación, ocasiona que la Humanidad viva en permanente estado de peligro ante conflagraciones parciales o guerras totales que pondrían al mundo en trance de desaparición u ocasionarían daños incalculables físicos y morales.

6.) Consecuentemente, la Masonería, sin pretender exclusivismos y con la sola prerrogativa de sus antiguos títulos libertarios de los hombres y de los pueblos, cree oportuno recomendar que los estados y los gobiernos, ciñéndose a la ley y a la voluntad mayoritaria de sus pueblos e inspirándose en los ideales de libertad y de justicia, desarrollen planes y programas concretos de instrucción y cultura, de trabajo permanente y justamente remunerado, de comunicación material y social entre los pueblos, de nutrición y alimentación adecuadas, especialmente en la etapa de la niñez que es cuando más se requiere y sin las cuales no hay esperanzas de progreso y superación generacionales.

7.) Cree la Masonería, así mismo, que debe generarse por los hombres y por los gobiernos de los pueblos americanos, políticas realistas de unidad de integración que permitan eliminar las barreras de aduanas, pasaporte y, finalmente, dedicar todos los recursos a las tareas de educación y progreso material, antes que a sostener gastos de preparación bélica.

8.) Los hombres, los pueblos y los gobiernos deben cultivar sentimientos de solidaridad en que el respeto de los derechos humanos sea el objetivo y la práctica cotidiana, sancionándose con arreglo a la ley, tanto su infracción delictuosa como la represión abusiva, inhumana y desproporcionada.
En consecuencia, la masonería rechaza terminantemente la violencia y los fanatismos de cualquier tipo, que tanto dolor vienen causando en el mundo, especialmente a través de acciones de sabotaje y terrorismo, que destruyen bienes y matan o dañan a seres inocentes.

9.) Considera la Masonería que los hombres y los pueblos tienen el derecho inalienable al progreso y a la paz y, para ello, la libertad individual tiene que ejercerse con responsabilidad y dirigirse hacia metas de valor, debiendo ceder en cuanto afecte o pueda afectar la propiedad, la intimidad, el decoro y la dignidad de las personas.
Por otro lado, la igualdad entre los seres radica en que todos reciban trato justo en el aspecto social, económico y tributario, teniendo en cuanta que la equidad no significa aplicar a todos el mismo trato, porque eso sería la mayor injusticia, sino aquel que corresponde de acuerdo a su condición, posibilidades y necesidades.
El gran problema de la humanidad continúa siendo el de conciliar el sentido de libertad que mal aplicado sólo es egoísmo, con el de la necesidad de justicia social que, como aspiración suprema del espíritu, no puede ser objeto de imposición violenta, sino fruto de un proceso legal y de promoción constante y positiva. Por tanto, la Masonería sostiene que dichos principios sólo pueden ser conciliados formando en los hombres y en las naciones conciencia de fraternidad. Los hombres y los pueblos sólo pueden ser libres y justos externa e internamente, formándose clara conciencia de su naturaleza fraternal y de sus deberes colectivos que ella le impone.

10.) La Masonería sostiene que los hombres y la humanidad deben realizar sus actos poniendo en ellos toda su sabiduría necesaria para concebirlos y la fuerza requerida para realizarlos, de modo que se obtenga un resultado útil y bello. Lo útil y lo bello no puede resultar en perjuicio de nadie y, por el contrario, colma de beneficiosa sus autores y a la colectividad.
En todo esto no sólo hay una cuestión de altruismo que el hombre debe cultivar sino también, un beneficio propio. Porque el luchar por la educación y contra la ignorancia, no sólo se está haciendo un bien al que no sabe, sino que se libra a la Sociedad del peligro de la acción irreflexiva de un fanático. Porque al luchar contra la intransigencia, no sólo se está librando de ella a quien la ejerce o pretende ejercerla, sino porque a cada paso se está expuesto a la acción de la violencia y los extremistas. Porque al buscar la unidad y la armonía, no sólo se las inculca entre aquellos que no la practican, sino que nos libramos de quienes alientan en si lo instintivo con el afán egoísmo y predominio.